EL FILOSOFO Y EL PERIODISTA

Rafael Capurro
  

 

 

Notas sobre el libro de Lutz Hachmeister: Heideggers Testament. Der Philosoph, der Spiegel und die SS (Berlin 2014). Publicado en la revista Ariel No. 15, Nov. 2014, p. 80.

Ver también mis notas sobre los libros de Ott y Farías.



 

Para decirlo de entrada: este libro no contiene ningún dato histórico nuevo respecto a Heidegger y el nacionalsocialismo a parte de lo que ya se conoce ampliamente. Lo único nuevo son datos sobre personas involucradas en los diversos procesos y eventos en especial relacionados con la entrevista en Der Spiegel.

Comienzo con una crítica formal al libro que tiene una 370 páginas con muchas citas a las que el autor se refiere tanto en una bibliografia como en un archivo del Spiegel en Hamburgo. El problema con dichas citas es que en el texto faltan datos bibliográficos. No sólo es difícil identificar muchas veces el autor y título de la obra,  ya que hay que ir a la bibliografía para ver de qué obra trata. Lo más grave es que no hay cita de página. El lector tiene entonces la doble tarea de identificar la fuente en la bibliografia (lo cual no siempre es el caso) y luego leerla enteramente para encontrar el texto citado.

Un ejemplo. En la página 284 escribe el autor:

"Er lehrt mit dem Schweizer Psychologen Medard Boss Daseinsanalyse in Zollikon ("Die Bewirtung mit Wein ist jetzt abgeschafft, was auch der Aufmerksamkeit zugute kommt) 33"

"El [Heidegger, RC] , enseña Análisis existencial con el psicólogo suizo Medard Boss en Zollikon ("El ofrecer vino ha sido eliminado, lo que favorece también a la atención), 33".

En la nota 33 escribe Hachmeister que las citas que siguen están tomadas de las cartas a Elfriede Heidegger. Eso es todo.

El autor es un periodista, director del Institut für Medien- und Kommunikationspolitik. Nunca ha escrito nada sobre filosofia en general ni sobre Heidegger en particular. Como consecuencia, lo que dice al respecto es en gran parte tomado de otros. Las citas de Heidegger son en su mayoría textos que pretenden demostrar la incompresible jerga heideggeriana. Es claro que un filósofo no puede entenderse leyendo rápidamente lo que otros han escrito sin que los juicios resulten sin fundamento o confirmen, como en este caso, prejuicios.

Por ejemplo: a una pregunta de Rudolf Augstein, el director del Spiegel, sobre el lugar del ser humano en el cosmos, comenta Hachmeister:

"Dies ist ein intelligentes und naheliegendes Argument gegen Heideggers Anthropozentrismus" (p. 234).

"Este es un argumento inteligente y evidente contra el antropocentrismo de Heidegger"

¿Antropocentrismo? Hachmeister no tiene la menor idea de lo que está hablando. Esto lo deja entreveer con un caveat en la frase siguiente que pretende mostrar la incongruencia de Heidegger:

"[...] obwohl der Philosoph doch ansonsten von jeder "Anthropologie" wegkommen wollte zugunsten der fragend begriffenen Seinsgeschichte. Heidegger hat sich aber seine Argumentationskette vom Menschen als "Hüter des Seins" aufgebaut und kann nur mit einer "historisch" erfahrenen Setzung antworten." (ibid.)

"[...] si bien el filósofo siempre quizo tomar distancia de todo tipo de "Antropología" en favor de una historia del ser concebida como pregunta. Heidegger se ha construído su cadena de argumentos partiendo del hombre como "custodio del ser" y por eso sólo puede responder con una postura experimentada "históricamente"."

Y poco después escribe:

"Diese neoscholastische Gestimmtheitsphilosophie angesichts eines möglichen Weltuntergangs [...] " (p. 235)

"Esta filosofía neoescolástica de los estados de ánimo, en vista a un posible fin del mundo [...] "

y habla sobre "cascadas parateológicas de preguntas" ("paratheologische(n) Fragekaskaden") refiriéndose a la frase de "sólo otro dios más puede salvarnos" ("nur noch ein Gott kann uns retten") (p. 236), una frase que expresa la crítica de Heidegger a la metafísica occidental y la posibilidad de un dios no metafisico.

El autor hace constantemente comentarios irónicos, cínicos o sarcásticos que pretenden fijar la identidad de Heidegger como persona y como pensador en la ideología y la política nacionalsocialista. Esto es lo que veo más problemático en este libro que se lee casi como alguien que hubiera juntado o hecho juntar notas biográficas en un fichero y las hubiera publicado en forma de libro. La lectura es a menudo tediosa y aburrida.

Fijar la identidad de alguien y su pensamiento es algo sumamente problemático, no sólo moralmente. En mi opinión Heidegger pasó desde 1933 por etapas de entusiasmo, desilusión, desengaño, bronca y agotamiento con relación a sus esperanzas en 'reformatear' la identidad alemana mas allá del reino de Bismarck y de la república de Weimar. Su pensamiento estuvo dedicado a la tarea de cuestionar la filosofia occidental lo que significó, al mismo tiempo, replantearse constantemente este cuestionamiento tanto a nivel filosófico como también a nivel práctico-político.

Al final del libro (p. 327) se refiere el autor al volúmen 94 de la GA (Gesamtausgabe). Este volumen y dos volúmenes subsiguientes (GA 95 y GA 96) fueron publicados en 2014, Hachmeister cita una Carta del lector de Hermann Heidegger, de nuevo sin indicar claramente donde fue publicado. En la bilbiogafía tampoco aparece esta fuente.

"Der Clou des Leserbriefes: Seinen politischen Irrtum habe Heidegger bereits 1934 in einer Niederschrift bekannt,  "die im Band 94 der GA veröffentlicht werden wird". Damit wurde der Spannungsgehalt für Zeithistoriker und die Heidegger-Gemeinde noch einmal erhöht, denn Band 94 der Gesamtausgabe (Überlegungen A) ist bis heute nicht erschienen." (p. 327).

"El foco de atención de la carta del lector: Su error político lo hizo conocer Heidegger ya desde 1934 en un texto, "que será publicado en el volumen 94 de la GA". Con esto sube una vez más la  tensión tanto para los historiadores de la época contemporánea como para la comunidad heideggeriana, ya que el volúmen 94 de las Obras Completas (Reflexiones A) no ha sido  publicado hasta el día de hoy."

Quien lea atentamente los tres volúmenes de los "Cuadernos negros" ("Schwarze Hefte"), que serán nueve (GA 94-102) en total, puede ver los pasos teóricos y prácticos de Heidegger desde el entusiasmo hasta la bronca. Hachmeister habría tenido que replantearse muchos de sus pre-juicios si hubiera leído estos tres tomos publicados justamente en 2014. ¿Por qué no esperó Hachmeister a esta publicación?

"No hay héroe para el ayuda de cámara" ("Es gibt keinen Helden für den Kammerdiener") escribe Hegel en la Fenomenologia del Espíritu. Vale la pena releer el contexto de esta frase.

Hachmeister cita, de nuevo en forma incompleta,  una frase de Heidegger a Hannah Arendt de abril de 1950:

"Im Politischen bin ich weder begabt noch bewandert. Aber inzwischen lernte ich und künftig möchte ich noch mehr lernen, auch im Denken nichts auszulassen." (p. 94).

"En lo político ni tengo talento ni estoy versado. Pero mientras tanto he aprendido y en el futuro quiero aprender todavía más a fin de no dejar nada de lado en el pensar."

Y luego cita Hachmeister, también de forma incompleta, de una carta a Jaspers:

"Die Schuld des einzelnen bleibt und ist bleibender, je einzelner er ist. Aber die Sache des Bösen ist nicht zuende. Sie tritt erst ins eigentliche Weltstadium. 1933 und vorher haben die Juden und die Linkspolitiker als die unmittelbar Bedrohten heller, schärfer und weiter gesehen. Jetzt sind wir dran. Ich weiß durch unseren Sohn in Russland, daß mein Name auch wieder vorne steht und daß die Bedrohung sich jeden Tag auswirken kann. Stalin braucht keinen Krieg mehr zu erklären. Er gewinnt jeden Tag eine Schlacht. Aber 'man' sieht das nicht." (págs. 94-95)

"La culpa de cada uno permanece y permanece aún más cuanto más sea él si mismo. Pero el asunto del mal no ha terminado. Recién emerge en la etapa propiamente mundial. En 1933 y antes los judíos y los políticos de izquierda quienes eran lo que estaban amenazados inmediatamente, vieron con más claridad, con más agudeza y con más amplitud. Ahora nos toca a nosotros. Sé por nuestro hijo en Rusia que mi nombre está de nuevo bien arriba y que la amenaza puede concretizarse cada día. Stalin no necesita más declarar una guerra. Gana cada día una batalla. Pero 'uno' no ve esto."

El comentario de Hachmeister es, de nuevo, entre irónico y cínico:

"Aber auch Heidegger, der eingebildete Bedrohteste von allen, gewöhnte sich nach dem Überstehen der Kubakrise damals legte er sich ein Radio zu an den Ost-West-Konflikt, bald schon erschienen ihm "planetarische", alle geopolitischen Grenzen überwindende Kybernetik, Logistik und Biophysik, gefährlicher." (p. 95)

"Pero también Heidegger, quien se creía ser el más amenazado de todos, se acostumbró, luego de pasada la crisis de Cuba en aquel momento adquirió una radio , al conflicto este-oeste. Pronto le dió la impresión que los conflictos "planetarios" basados en la cibernética, la logística y la biofísica, que traspasaban los límites geopolíticos, eran más peligrosos."

¿En qué mundo vive el periodista Hachmeister? ¿Nunca oyó hablar de internet, de la NSA y de Snowden? ¿No vió Heidegger claramente ya en los años 60 que la crisis era  y es realmente planetaria y que tenía y tiene que ver con la cibernética? Y ni qué hablar de la amenaza nuclear entonces y ahora.

Hay periodistas con buena formación filosófíca, como el recientemente fallecido Frank Schirrmacher, co-editor del diario Frankfurter Allgemeine Zeitung. Y hay filósofos periodistas como, por ejemplo, José Ortega y Gasset. Hachmeister no pertenece ni a unos ni a otros.


Últimos cambios: 12 de noviembre de 2014

 

    
Copyright © 2014 by Rafael Capurro, all rights reserved. This text may be used and shared in accordance with the fair-use provisions of U.S. and international copyright law, and it may be archived and redistributed in electronic form, provided that the author is notified and no fee is charged for access. Archiving, redistribution, or republication of this text on other terms, in any medium, requires the consent of the author.

 
Regreso a la ciberoteca 
 
Página en español Investigación Actividades
Publicaciones Enseñanza Audio/Video