EL DEBER DE LA INFORMACION

 
Rafael Capurro
   
 
    
 
Este artículo fue publicado en el semanario Opinar (Montevideo), jueves 3 de junio de 1982, p. 12. Opinar fue fundado en 1980 por Enrique Tarigo

Enrique Tarigo
(1927-2002)

En el prefacio al artículo "Ciencia, computación y desarrollo" publicado el 27 de marzo de 1982, escribe Enrique Tarigo:

"El Doctor Rafael Capurro, es un compatriota radicado desde hace casi veinte
año en Alemania. Doctorado en Filosofía, desempeña importantes funciones en la Fachinformationszentrum (FIZ), un magnífico centro de información especializada en materia de energía, física y matemáticas, de notable nivel técnico. Lector semanal de OPINAR, nos escribió –sin conocernos personalmente– a mediados del año pasado, para enviarnos sus congratulaciones por nuestro semanario y en diciembre último, de vacaciones en nuestro país, tuvimos el gusto de conocerle y de departir largamente con él. Nos contó entonces sus actividades y le pedimos un artículo sobre ellas para los lectores de OPINAR. En el mes de marzo nos envió la colaboración solicitada, pero en marzo, desgraciadamente, éramos nosotros quienes estábamos de vacaciones, forzadas. Con gran gusto publicamos hoy el primero de dos articulos del Doctor Rafael Capurro –el restante irá la semana próxima– que serán, sin duda, de enorme interés para muchos de nuestros lectores. Al Doctor Capurro nuestro agradecimiento por su gentileza y un saludo muy cordial a la distancia."
EET

Ver:
La deuda de la ciencia natural

 
 
    
 
En el año 1974 el gobierno federal alemán lanzó un programa nacional de información y documentación con el fin de organizar y coordinar las tareas de las instituciones existentes en este campo y se propuso como meta la creación de 20 centros de información especializada abarcando todos los ámbitos científicos y profesionales de una sociedad moderna. Este ambicioso proyecto tuvo que ser modificado unos años más tarde, ya que el rápido desarrollo de la electrónica cuestionó el modelo de 20 computadoras funcionando independientemente. La enorme capacidad de las computadoras modernas permite, en efecto, el tratamiento y almacenamiento de grandes bases de datos, resultando más económico que varios centros se sirvan de una computadora par ofrecer sus bases de datos. En 1977 fue creado el FIZ Energie, Physik, Mathematik (Fachinformationszentrum (Centro de información especializada) Energía, Física, Matemática) siendo unificadas en esta institución una serie de organismos ya existentes. La tarea del FIZ es establecer un servicio de información en los siguientes campos: astronomía y astrofísica, energía, física atómica y física en general, matemáticas, aeronáutia y astronáutica. Para ello el FIZ consta de unos 250 personas, unas 60 de las cuales son científicos especializados en las ramas mencionadas y el resto son especialistas en el tratamiento técnico y electrónico de la información (documentalistas, programadores, bibliotecólogos, etc.). El FIZ está organizado en forma de una sociedad anónima, pero su propietario es el Estado. Anualmente cuesta el FIZ al Estado alemán unos 30 millonoes de marcos (aprox. unos 13 millones de dólares). Las tareas de este centro pueden describirse brevemente de la manera siguiente:

1) Producción de bases de datos bibliográficas: el FIZ produce este tipo de bases de datos en el campo de la física, las matemáticas, la energía, etc. En el campo de la física, por ejemöplo, se seleccionan unas 100.000 publicaciones anualmente, las cuales son resumidas, clasificadas, indizadas (es decir identificadas por medio de "descriptores") y elaboradas posteriormente en forma electrónica, existiendo además una versión publicada (Physikalische Berichte - Physics Briefs). Esta base de datos es producida en colaboración con el American Institute of Physics, el cual envía regularmente al FIZ en cinta magnética, la literatura norteamericana en este campo. Otro ejemplo es la producción de una base de datos sobre energía en colaboración con el Department of Eneregy de los Estados Unidos o también la producciónde la base de datos sobre matemáticas que es producida en forma totalmente autónoma por el FIZ.

2) Producción de bases de datos numéricas y factuales: el FIZ ofrece a sus usuarios una serie de bases de datos numéricos en el campo de la física y la energía, producida por grupos de especialistas de universidades y centros de investigación. Así por ejemplo una base de datos sobre estructura nuclear (producida en colaboración internacional) y otra sobre estructura de los cristales. Además cabe mencionar una base de datos sobre espectros de resonancia magnética nuclear así como otra sobre datos de la producción energética mundial. Entre las bases de datos factuales tiene graan relevancia la de patentes, producida en colaboración internacional.

3) Servicios de computadora y actividades del "Host": el FIZ posee actualmente dos computadoras SIEMENS (unaa 7.760 y otra 7.541), las cuales se utilizan para la producción de las bases de datos comp para el diálogo online. el FIZ completa sus propias bases de datos con otras producidas enteramente por otros organismos de diferentes países.

Actualmente unos 6 millones de unidades bibliográficas de las bases de datos bibliográficos producidas por el FIZ (ya en forma autónoma ya en colaboración) así como unos 2 millones de unidades bibliográficas de bases de datos enteramente foráneas son puestas a disposición de los usuarios en forma online, es decir con posibilidad de acceso directo e inmediato. La computadora que realiza estas actividades suele designarse con el término de host. El host del FIZ tiene el nombre de INKA-Host (Informationssystem Karlsruhe). El INKA-Host está conectado a la red de información europea llamada EURONET, a la cual pertenecen unos 25 hosts similares de los países de la comunidad.

4) Servicios de selección y transmisión de la información: Los usuarios del FIZ provienen de las universidades, grandes centros de investigación, escuelas técnicas, industria, organismos públicos, etc. Muchas de estas instituciones tienen una conexión online con el FIZ y realizan sus búsquedas en forma directa. Pero a menudo los usuarios prefieren confiarse en las experiencias del personal especializado del FIZ, y hacer por encargo los pedidos de búsquedas retrospectivas (algunas bases de datos ponen a disposición online la literatura elaborada en los últimos 10 años) o de un "perfil" periódico (normalmente en forma mensual). Costo de cada uno de los servicios: aproximadamente unos 90 dólares por búsqueda retrospectiva o por "perfil" anual.

5) Servicios de biblioteca: un complemento esencial de un buen sistema de información especializado es un servicio rápido de trasmisión de los documentos originales, ya sean estos libros, artículos de revistas, etc. El FIZ trabaja en estrecha colaboración con una gran biblioteca técnica (la Technische Informationsbibliothek en Hannover), la cual se encarga de proporcionar la literatura deseada, siempre que se trate de la así llamada "literatura convencional", es decir aquella que se puede comprar en una librería. Queda el enorme campo restante de la literatura "no convencional" como son patentes, normas, trabajos presentados en conferencias, reports técnicos, etc. Este tipo de literatura es almacenado por el FIZ, en forma de microfichas, en los campos que le corresponden, proporcionándosele al usuario una fotocopia de dichas microfichas. El FIZ posee por tanto un archivo de toda la literatura original puesta en forma de referencia en las bases de datos bibliográficas producidas por él en forma autónoma o en colaboración. Actualmente se encuentran archivados unos 2 millones de reports en el FIZ.

6) Trabajos gremiales, de investigación y de educación: el FIZ colabora en todo tipo de actividades de información y documentación a nivel nacional, europeo y mundial. Realiza además investigaciones sobre nuevos métodos y técnicas y ofrece la posibilidad de la educación de futuros técnicos de la información a todos los niveles.

En resumen se puede afirmar que, dada la variedad de tareas y servicios, el FIZ posee un enmarque característico con respecto a otros centros que se dedican más en especial a una u otra de las tareas aquí mencionadas.


A modo de conclusión


La creación de centros y redes de información como el aquí descrito representa ciertamente un elemento casi imprescindible tanto para la información científica como para la actividad profesional. Pero también las técnicas de la información tienen que adaptarse a las necesidades específicas de un país: a su avance cultural y tecnológico, a sus condicionamientos geográficos, a su estructura demográfica, a sus posibilidades económicas, a su desarrollo industrial, etc.
Las terminales online son un "medio" sobre el que se basa el know how existente, pudiendo por tanto transformarse, como decía al comienzo, en una determinante más del desarrollo social y técnico de un país. Más que como una necesidad la información especializada puede ser vista por los países menos industrializados como una oportunidad.
Las experiencias de los últimos años en materia de planeamientos nacionales de la información especializada muestran que programas nacionales ambiciosos con un concepto teórico más o menos rígido están destinados al fracaso. Es mejor empezar con cometidos más humildes y concretos e ir adaptando las metas a los nuevos avances tecnológicos. Para un país menos industrializado la primer tarea no es necesariamente la de conectarse online con los grandes centros de información de los países desarrollados tecnológicamente. El comienzo se ha de hacer, según mi opinión, tratando de recopilar la literatura publicada (y en especial tambien la no publicada o "no convencional") del propio país, colaborando además con organismos de otras naciones o internacionales. Ciertamente las bases de datos producidas por los países industrializados pueden jugar un cierto rol, por ejemplo en el campo de la medicina o de la agricultura. Pero, a mi modo de ver, un servicio nacional de trasmisión de la información especializada, debe utilizar tanto los servicios extranjeros como los propios. Ni autosuficiencias nacionalistas ni dependencias liberalistas son aquí (como en otros rubros) una alternativa viable. El Estado tiene que cumplir con su parte de la responsabilidad.

Literatura recomendada: el informe oficial de S. Nora y A. Minc: L'informatisation de la société. Ed. du Seuil, Paris 1978.

Ultima modificación: 8 de mayo de 2017


 
 
    

Copyright © 2017 by Rafael Capurro, all rights reserved. This text may be used and shared in accordance with the fair-use provisions of U.S. and international copyright law, and it may be archived and redistributed in electronic form, provided that the author is notified and no fee is charged for access. Archiving, redistribution, or republication of this text on other terms, in any medium, requires the consent of the author. 
 

 
Regreso a la ciberoteca
 
Página en español Investigación Actividades
Publicaciones Enseñanza Entrevistas